Alejandro Frieri: en palabras de un artista

Nacido en Cartagena en 1975, Alejandro fue influenciado por el arte desde temprana edad. Estudió arquitectura en Bogotá y regresó a Cartagena en donde conoce a quien sería su maestro, Bruno Regnault. Su estilo orgánico está influenciado por artistas como Ligya Clark, B. Hepworth, Jean Arp y Alexander Calder. Ha participado en varias exposiciones en Cartagena y Bogotá, profundizando su propuesta conceptual y postura frente al arte con una obra que invita al observador a hacer parte en el proceso de creación de sus obras. En el 2010 y por 4 años, dirigió la NH Galería en Cartagena consolidando su conocimiento y práctica artística. Actualmente es representado por la galería Otros 360 Grados en Bogotá y la Galería Vecchiato en Padua, Italia.

“La intención con mi trabajo en escultura es involucrar al observador a un nivel más profundo, un nivel que va aún más allá al de hacer una interpretación del artista o descubrir su intención. Lo que busco es poner al observador en la posición del artista, darle herramientas para explorar su mundo interior y manifestarse a través de la obra, “descubrirla”, logrando así una creación conjunta entre espectador y artista. Los resultados terminan siendo una responsabilidad compartida en la que la persona se integra aún más en la contemplación e interpretación, sucediéndose una retroalimentación entre artista–obra–espectador y cambios de rol. El espectador se adueña de la obra y desde su propia realidad puede compartir sus ideas sobre su propia creación”.

¿Cómo empezó tu carrera como artista?
Fue un proceso largo, una fusión de experiencias de vida que van sumando para llegar a un estado de madurez. Tuve la fortuna de tener un entorno familiar que me expuso al mundo del arte, pero lo que me marco en lo más profundo fue una experiencia con la talla en madera en el año 1994. Me conecté con el universo y las infinitas posibilidades de expresión a través del trabajo con ese trozo de madera.

¿Cómo defines tu propuesta artística?
Como un intento para que el otro experimente con mi obra, un estado de conexión con el proceso creativo. Lograr un objeto, un artefacto capaz de crear conciencia creadora al ser intervenido por el participante en su exploración. Es una obra flexible y abierta a ser realizada varias veces, es una obra y múltiples obras.

¿En qué encuentras inspiración?
Sin duda alguna en la naturaleza, es totalmente perfecta; tiene en todas partes algo para decir y para experimentar.

¿Cómo ves que ha evolucionado el mundo del arte en Bogotá en los últimos años?
La evolución más notoria se podría decir que está en los públicos y en el esfuerzo de las instituciones privadas para mostrar los trabajos de muy buenos artistas. Cada vez hay más personas interesadas en el arte, en coleccionar y apoyar a los jóvenes artistas. Se destaca el trabajo de Noche de Galerías y Arte Circuito.

¿Has encontrado apoyo de galerías y fundaciones?
He trabajado con varias galerías y es posible encontrar oportunidades aunque se debe ser constante. Actualmente me representa en Bogotá la Galería Otros 360º con quienes acabo de cerrar con mucho éxito una muestra individual y en Italia (Padua) me representa la Galería Vecchiato.

¿Cuál es tu sueño como artista?
Lograr con mi propuesta artística que quien experimente una de mis esculturas descubra algo muy personal de su ser.

¿Qué le recomiendas al público general para acercarse más al arte?
A veces el arte, y más el arte contemporáneo, puede ser un poco desconcertante; recomendaría un poco de lectura sobre historia del arte, un libro que da un buen resumen es “¿Qué estas Mirando? 150 años de arte moderno” de Will Gompertz.

¿Qué espacios de arte recomiendas en Bogotá para visitar?
Mi museo favorito es la donación Botero del Banco de la República. Es increíble. En cuanto a galerías, recomiendo la Galería Otros 360º, Alonso Garcés, El Museo y Galería Sextante.

Written by
Sin Comentarios

Escribe un comentario

one + five =