De regreso a clases

¿Cuándo fue la última vez que aprendiste algo nuevo? Pues resulta que aprender cosas nuevas nos hace más felices. Estudios sugieren que la educación tiene un efecto positivo en el bienestar y la felicidad de las personas. El aprendizaje ayuda a construir confianza en nosotros mismos y a desarrollar un sentimiento de independencia; también es una manera de conectar con otros y aumentar nuestra creatividad, permitiendo que nuevas ideas se formen, al conectar cosas que aparentemente no están relacionadas. Aprender algo en una nueva área puede desarrollar ideas en otra. Para aprender cosas nuevas no es necesario un ambiente formal y académico. Por ejemplo puedes pedirle a un amigo o vecino que te enseñe algo que sabe hacer y viceversa. Hoy en día, también existen muchos recursos gratuitos en internet o a través de aplicaciones, en donde encuentras cientos de clases y tutoriales para aprender lo que más te gusta.

Las razones para aprender algo nuevo son muchas. Puede que lleves años soñando con nuevos pasos de baile, o que al planear un viaje quieras aprender un nuevo idioma; también puede que necesites adquirir una habilidad específica para un trabajo nuevo o quieras mantenerte al día con los avances tecnológicos. Lo mejor de todo, es que cuando aprendes algo nuevo recibes beneficios que van mucho más allá de lo que estás aprendiendo. Estos son algunos de los más importantes:

1. El cerebro cambia
Al aprender algo nuevo, bien sea una actividad física como un deporte, o una habilidad mental como un idioma, estamos cambiando cómo está configurado el cerebro de manera profunda. La ciencia ha demostrado que el cerebro es increíblemente plástico, es decir que es capaz de transformar sus circuitos neuronales con estímulos como el aprendizaje. Para desarrollar cualquier tipo de actividad el cerebro debe activar varias áreas para coordinar una compleja serie de actividades que involucran funciones como la motriz, visual, auditiva, verbal, etc. Al hacer algo por primera vez, esta coordinación de actividades en el cerebro es lenta y entre más practicamos, le ayudamos al cerebro a optimizarlas, a través de un proceso que se conoce como mielinización.

Al estimular las neuronas en el cerebro se forman nuevas conexiones neuronales y los impulsos eléctricos viajan más rápido a través de estos cuando se intenta procesar nueva información.

2. Te vuelves más interesante
Cuando decides aprender algo nuevo conoces muchas personas diferentes, que además de ayudarte a expandir tu visión del mundo, también pueden expandir tu círculo social. Cuando te conectas con alguien a través de un interés en común, estás más abierto a compartir tus ideas y a escuchar las de otros.

Al tener más conocimientos es mucho más fácil tener cosas en común y relacionarse con otras personas, lo que te convierte en una persona más interesante y segura de sí misma, además de contribuir a tu crecimiento personal.

3. Combate el aburrimiento
Aprender cosas nuevas mantiene altos tus niveles de atención y de interés, lo que ayuda a que no te aburras fácilmente. Cuando se hacen las mismas cosas una y otra vez, la rutina se vuelve monótona, pero se puede romper con la decisión de aprender una nueva habilidad.

4. Te adaptas mejor al cambio
Cuando le entregas al cerebro nueva información, tu mente y tus percepciones cambian, lo que te enseña a ser flexible y adaptarse a los inevitables cambios en la vida. Adaptarse al cambio es una habilidad en sí misma y la puedes desarrollar con experiencias diversas y variadas.

5. Puedes prevenir la demencia
La demencia está asociada a un proceso llamado desmielinización, que puede ser prevenido si constantemente se aprenden cosas nuevas y se mantienen activas las conexiones neuronales.

Written by
Sin Comentarios

Escribe un comentario

seven + 12 =