¿Sabías que el tiempo que pasas en el teléfono, el computador, las redes sociales y la televisión pueden ser consideradas una adicción? Numerosos estudios confirman que el uso excesivo de la tecnología contribuye a niveles elevados de estrés, problemas en las relaciones, falta de atención y concentración, sedentarismo e incluso problemas de salud. Así que, si solo pensar en estar lejos de tu teléfono te genera algo de ansiedad, ¡es el momento para un detox tecnológico!

 

  1. Identifica qué tanto usas cada uno de los dispositivos electrónicos y cuál o cuáles te parece más importante reducir. Define claramente con qué te comprometes y durante cuánto tiempo, trazando objetivos alcanzables, para no cortar con todo de la noche a la mañana. Por ejemplo, puedes empezar con apagar tu celular durante cada una de las comidas, o limitar el tiempo en redes sociales a 30 minutos diarios. De esta manera puedes poner un plan en marcha y monitorear tus resultados.
  1. Busca apoyo, quizás un compañero de trabajo, tu pareja o algún amigo que se anime a hacer este detox contigo.
  1. Busca actividades que te gusten y te enriquezcan para reemplazar todo ese tiempo que vas a liberar, de lo contrario tendrás la tentación de regresar a la tecnología. Por ejemplo, ¿qué tal si en lugar de Facebook, decides utilizar ese tiempo para tomar un café con alguien que hace mucho no ves?
  1. Analiza qué consecuencias negativas estás experimentando con el uso de la tecnología y qué resultados positivos esperas recibir con este detox.
  1. No hagas trampa. Define tus propias reglas y síguelas a conciencia. Define también qué penalización tendrás si no sigues el plan; por ejemplo puedes poner $10.000 en una alcancía por cada “falta” que cometas.
Written by
Sin Comentarios

Escribe un comentario

six + sixteen =