¡Soy mi propio jefe!

Lanzarse a la aventura del emprendimiento es realmente una montaña rusa de emociones; diariamente pasas por momentos de alegría, frustración, gratitud, miedo, ansiedad, entusiasmo, confusión, satisfacción y orgullo.

 

Para ser emprendedor no es suficiente tener una buena idea; hay que tener determinación, paciencia, coraje y humildad. Hay que saber pedir ayuda y hacerle caso a tu intuición, pero también a lo que te dice el mercado, tener la mente abierta para ajustar tus planes, y sobre todo, trabajar muchas, muchas, muchas horas.

 

Los emprendedores merecen muchísimo respeto y admiración, ya que no es fácil sacar adelante una idea de negocio, sin embargo, las satisfacciones son muchas. Para empezar eres dueño de tu tiempo y de tus decisiones, puedes ayudar a otros, generar empleo y puedes llegar a ser muy exitoso financieramente.

 

Así que si estás pensando en convertirte en un emprendedor o en desarrollar y fortalecer un negocio que ya empezaste, en esta edición te contamos quién te ayuda, a qué recursos y apoyo puedes acceder y qué consejos te dan quienes ya tienen su emprendimiento en marcha.

Share Post
Written by
Sin Comentarios

Escribe un comentario

5 × four =