Tu casa, tu estilo

Mucho más allá del aspecto estético, de los muebles y los colores que usamos para decorar cada espacio de nuestro hogar, es importante resaltar el aspecto psicológico. La casa es un refugio, un lugar al que buscas llegar cada día con alegría; un lugar que te reconforta y te recarga de energía.

Estudios indican que las decisiones que tomas en cuanto al diseño interior y cómo se ve tu casa, tienen un efecto en tus emociones. Para empezar, los colores son fundamentales en cómo percibimos el ambiente, así que las decisiones en cuanto a los colores que uses en tu casa deben estar de acuerdo con el carácter que buscas en cada espacio.

• Rojo: simboliza poder y pasión. Se puede usar para darle calidez a los espacios y que estos se sientan más íntimos.

•  Naranja: se asocia con energía e innovación. Lo mejor es usarlo como acento en algunos elementos; de lo contrario puede ser abrumador.

• Amarillo: el color de la felicidad, la creación y la creatividad. Funciona muy bien con colores neutros en habitaciones con mucha luz natural.

• Verde: se le conoce por su efecto tranquilizante. Es un color que se puede usar en los corredores de entrada como transición del exterior al interior.

• Azul: acentúa los sentimientos de calma y frescura. Es adecuado para áreas de alto tráfico como baños y cocinas.

• Púrpura: expresa lujo y realeza. Es una muy buena opción para espacios formales como salones y habitaciones principales, porque añade un toque de sofisticación.

• Gris: da la sensación de relajación y serenidad. Es un color que va muy bien en todo tipo de espacios, como base para cualquier tipo de decoración.

• Café: al igual que el verde, el café evoca la naturaleza y tiene un efecto relajante. Se puede utilizar en las habitaciones en las que se reúne la familia, con muebles que inviten a la conversación.

• Negro: es una demostración de poder. Lo mejor es usar el negro en piezas de decoración que llamen la atención.

• Blanco: expresa limpieza y pureza. Es excelente para definir espacios, pero es mejor usarlo en conjunto con otros colores para evitar una sensación de vacío y esterilidad.

La recomendación es que, a la hora de escoger colores para tu hogar, te quedes con tres: uno neutral para las grandes superficies (como pisos y paredes), un color suave para los muebles y un tercer color más fuerte para resaltar accesorios y decoración.

Una vez decididos los colores hay que pensar en cómo llenar el espacio. La composición de todos los objetos que ocupan nuestro hogar, desde las sillas y los cuadros, hasta los pequeños accesorios, funcionan como una expresión de nuestra personalidad.

Cada objeto debe estar de acuerdo con el tamaño y funcionalidad del espacio. Los diseñadores de interiores utilizan un concepto llamado “percepción del espacio” para que las habitaciones parezcan más espaciosas y sean lo más habitables posible. En esencia, se trata de usar trucos visuales para alterar cómo se ve un espacio; por ejemplo, si quieres que una habitación se vea más grande, hay que escoger muebles ligeros y utilizar un espejos en la pared del fondo para darle profundidad.

Por otra parte, puedes seguir los principios del antiguo arte del feng shui, que ha sido practicado por más de 3.000 años, y se basa en una cierta manera de organizar el espacio para atraer buena suerte, éxito, amor y energía positiva.

No es necesario consultar con un maestro experto de feng shui, hay algunas cosas fundamentales que cualquier persona puede implementar para mejorar el flujo de energía en su hogar.

• Asegúrate de que la entrada esté limpia, libre de obstrucciones, y que además sea colorida y acogedora.

• Organiza todos los muebles en cada habitación de manera que permitan ver claramente la entrada.

• Utiliza elementos naturales para decorar, como plantas, flores y piedras.

• Asegúrate de mantener tu casa en buena condición, limpia y ordenada.

Armchair with flowery pillow in blue and white living room

Written by
Sin Comentarios

Escribe un comentario

four + 9 =