Una escapada rápida

Muchas veces no disponemos de todo un fin de semana para escaparnos y hacer algo diferente. Pero eso no significa que no existan opciones cerca de Bogotá para que salgas de la rutina y puedas darte un respiro. Esta vez te recomendamos tres planes muy interesantes a muy corta distancia de la capital: arqueología, una visita a las entrañas de una mina y una travesía bastante mojada por el río Negro.

Parque Arqueológico Las Piedras del Tunjo
A tan solo 50 minutos de Bogotá, por la vía Medellín, se encuentran ubicadas las enigmáticas Piedras del Tunjo en el municipio de Facatativá. Son un conjunto de grandes rocas que relatan historias sobre las tradiciones y cultura de los pueblos indígenas que habitaban en la sabana, especialmente los muiscas. Las piedras son realmente gigantes. En algunos casos puedes subir y tener una gran panorámica del parque y del pueblo.

Los pictogramas
Muchas de las piedras cuentan con pictogramas que se estima fueron dibujados hace más de 1.200 años. Hay 61 conjuntos de imágenes dispersos por todo el parque y muestran desde formas geométricas hasta animales como ranas y figuras humanas. Después de muchos años de abandono y negligencia, el parque ha vuelto a revitalizarse, pues ahora cuenta con el respaldo del municipio y la CAR, quienes le devolvieron a esta área una imagen limpia y respetuosa con la historia.

Qué puedes hacer
Antes era permitido hacer asados, pero después del rescate del parque está prohibido. Sin embargo, es una oportunidad perfecta para hacer un picnic. Lleva tus comidas y bebidas favoritas. Después de recorrer los senderos y prados que abundan en el parque, y de haber explorado algunas de las cuevas que hay entre las piedras, puedes dedicarte a contemplar el paisaje mientras almuerzas.

Tarifas: $3.500/adultos y $1.500/niños

Mina de Sal de Nemocón
Nemocón está ubicado a 57 kilómetros de Bogotá, saliendo por la autopista norte vía Tunja. Con un recorrido de 2.500 metros de distancia y una profundidad de 60 metros, la mina de sal de Nemocón no parecería muy interesante, pero esta mina cuenta con una gran cantidad de atractivos que la convierten en un destino único, con un gran valor no solo turístico, sino histórico en la región. Dejó de funcionar como mina de sal hace casi 40 años, de ella se extrajeron alrededor de 9 millones de toneladas de sal y ahora alberga todo un complejo turístico dedicado a la historia industrial, científica, social y cultural de la región.

El interior
En la mina de sal de Nemocón hay varios atractivos increíbles, entre los que se encuentran los grandes espejos de agua que gracias a la iluminación del lugar, dan una sensación de vacío al mirar en ellos; también una particular cascada de cristales de sal que se ha venido formando por más de 80 años. Para rescatar la tradición religiosa de la zona, en la mina se ha dedicado una capilla a la Virgen del Carmen, en la que reposa una enorme esfera tallada en sal que pesa aproximadamente 1.300 kilos. Para una imagen algo kitsch, también podrán visitar el corazón de la mina: un cristal de sal tallado en forma de corazón, iluminado por una luz roja y ubicado en la Cámara de Los Enamorados. Entre formaciones de estalactitas y estalagmitas, llegarás al tanque Santa Bárbara, el espejo subterráneo de salmuera más grande del mundo.

Tarifa: $22.000/adultos

Tobia y el río Negro
A 90 kilómetros de Bogotá, en un recorrido de hora y 40 minutos en la vía Medellín, está el municipio de Tobia, que en años recientes se ha convertido en uno de los puntos de referencia para todos aquellos que quieren practicar algún deporte extremo. Las caudalosas aguas del río Negro son perfectas para practicar rafting y las montañas que lo rodean son perfectas para torrentismo. Tobia está a 750 m s.n.m. y tiene una temperatura promedio de 28 grados, lo cual representa una gran diferencia con la capital.

Las actividades
La principal atracción es el rafting en el río. Con tramos llenos de rápidos, se recorre una sección del río de casi 8 kilómetros en una hora y media aproximadamente. En las cascadas y pozos cercanos puedes hacer torrentismo, con descensos en cuerda de hasta 30 metros de altura. Para los que están en mejor forma está la opción de canyoning, que implica descender varias cascadas, hacer saltos libres, usar toboganes naturales y transitar por cuevas. Es una actividad de casi 6 horas, así que conviene contar con la mejor asesoría. Si prefieres mantenerte seco, puedes hacer canopy y volar sobre los árboles o participar en alguna de las caminatas o cabalgatas por la región.

Existen varias empresas que ofrecen servicios en el pueblo. Alquila los servicios con personal profesional que pueda asegurarte un día lleno de adrenalina con toda la seguridad y equipamiento necesario.

Post Tags
Share Post
Written by
Sin Comentarios

Escribe un comentario

11 − 4 =